Aceite de oliva, el oro líquido

El aceite de oliva es el ingrediente fundamental y característico de la dieta mediterránea pero es, además, un alimento que beneficia de forma muy importante al organismo humano, hecho contrastado por numerosos estudios científicos, que han contribuido a su conocimiento y popularización en todo el mundo.

Desde la época de los romanos, auténticos “descubridores” del aceite de oliva, esta grasa vegetal ha sido objeto del deseo de los amantes de la gastronomía, expertos en nutrición, bromatólogos y médicos en general, interés que queda demostrado por la proliferación de estudios sobre las bondades de este “oro líquido”.

Aceite de Oliva virgen extra

Aceite de Oliva virgen extra Saboran

La primera pista que despertó la curiosidad de los investigadores fue la longevidad de los habitantes de la cuenca mediterránea, que gozan de mayor esperanza de vida que en otros países desarrollados.

Tras varios años de estudios, lo eruditos concluyeron que el secreto estaba en la dieta mediterránea y más concretamente en su producto estrella: el aceite de oliva.

El profesor asociado de Nutrición de la Universidad de Tufts (Boston, Estados Unidos), José María Ordovás, presentaba recientemente en Madrid los resultados de un estudio realizado por dicha institución sobre los beneficios de practicar el deporte más saludable del mundo, es decir, apostar por una alimentación sana.

Aceite de Oliva

Aceite de Oliva variedad Picual de Saboran

Beneficioso para la salud

Según Ordovás, el ácido oléico monoinsaturado, esto es, el aceite de oliva, previene la aparición de numerosas patologías, concretamente las enfermedades cardiovasculares y el cáncer, y retrasa el proceso de envejecimiento.

Esta grasa, según los expertos, contribuye a la reducción del colesterol negativo, a la vez que eleva los niveles del colesterol bueno. El resultado es un menor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, como la obstrucción arterial y el infarto agudo de miocardio.

También el Instituto Carolino de Estocolmo (Suecia) puso sus investigadores al servicio del aceite de oliva, quienes concluyeron que las mujeres que basan su alimentación en este producto tienen menor riesgo de padecer cáncer de mama.

Tras realizar durante años un estudio entre 61.000 mujeres de las provincias suecas de Uppsala y Vaestmanland, la investigadora Alicja Wolk, dietista e investigadora del Departamento de Medicina Epidemiológica del mencionado instituto, concluyó que las 700 féminas que contrajeron esta enfermedad tenían en común una dieta rica en grasas polisaturadas y baja en grasas monosaturadas, por cuya alta concentración destaca el aceite de oliva.

Aceite de Oliva Virgen Extra

Otro estudio que defiende las virtudes del aceite de oliva es el realizado, durante tres años, por el Instituto Municipal de Investigación Médica de Barcelona, cuyos ensayos “in vitro” confirman que el aceite de oliva virgen extra contribuye a prevenir enfermedades cardiovasculares y procesos cancerosos y frena el envejecimiento, puesto que aporta al organismo sustancias antioxidantes, como la vitamina E y los polifenoles.

Según esta investigación, cuanto más verdes sean las aceitunas de las cuales se extraiga el aceite, más beneficioso resulta éste para la salud, ya que tanto los polifenoles como la vitamina E y el betacaroteno disminuyen a medida que avanza el proceso de maduración de las olivas.

Otra virtud que los expertos achacan al aceite de oliva es la prevención de la obesidad, sobre la que han investigado el catedrático de Medicina Interna de la Universidad de Córdoba, Francisco Pérez, y el jefe asociado de Medicina Interna de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, Pedro Mata.

Según su estudio, los países mediterráneos, los mayores consumidores de aceite de oliva del mundo, sufren esta dolencia un diez por ciento menos que los estadounidenses.

Últimos descubrimientos

Beneficios del Aceite de Oliva

El grupo de investigadores liderado por el doctor Emilio Herrera, de la Unidad de Bioquímica y Biología Molecular de la Facultad de Ciencias Experimentales y Técnicas de la Universidad de San Pablo-CEU de Madrid, realizó un estudio sobre el metabolismo de las Madres en periodo de gestación. Ese trabajo desveló que el aceite de oliva desempeña un papel vital para el feto.

Las pruebas realizadas demostraron que un exceso de ácidos grasos poliinsaturados en la dieta de la gestante produce una alteración en el metabolismo fetal y un importante retraso en el desarrollo postnatal, que se manifiesta con un menor ritmo de crecimiento, retraso en la apertura de los ojos y conducto auditivo y una ralentización de los reflejos psicomotores.

Según determinó el equipo de investigadores, estos cambios vienen acompañados de una importante disminución de vitamina E y ácido araquidónico en plasma y tejidos maternos y fetales, efectos que pueden evitarse cuando dichas grasas son sustituidas por aceite de oliva.

Todo ello revela que el aceite de oliva, a pesar de ser conocido desde el comienzo de la era moderna, es todavía un producto “joven”, que encierra aún numerosos y esperanzadores secretos para el ser humano.

Un comentario en “Aceite de oliva, el oro líquido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *